Anika entre libros

Las palabras que confiamos al viento

Ficha realizada por: Vane Gómez
Las palabras que confiamos al viento

Título: Las palabras que confiamos al viento
Título Original: (Quel che affidiamo al vento, 2020)
Autor: Laura Imai Messina
Editorial: Salamandra
Colección: Salamandra Narrativa


Copyright:

© 2020, publicado por primera vez en Italia por Piemme
Publicado por acuerdo con Grandi & Associati, Milán
© 2022, Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.
© 2022,  Irene Oliva Luque, por la traducción

Traducción: Irene Oliva Luque
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Junio 2022
ISBN: 9788418681295
Tapa: Blanda
Etiquetas: superación drama duelo muerte narrativa libros ilustrados literatura italiana novela reflexiones relaciones personales sanación ficción contemporánea emociones tsunamis sentimientos teléfono pérdida novela literaria
Nº de páginas: 269

Argumento:

Yui perdió a su madre y a su hija en el tsunami del 11 de marzo de 2011.

Takeshi perdió a su mujer por una enfermedad, y desde entonces, su hija Hana no ha vuelto a pronunciar palabra.

Cuando Yui y Takeshi se enteran de la existencia del Teléfono del Viento, deciden ir buscando la sanación de las palabras.

Un encuentro casual que se repetirá mes a mes en las visitas a Bell Gardia.

 

Opinión:

 

Laura Imai Messina se dio a conocer por su novela "Tokyo Orizzontale", pero recibió una gran acogida internacional por "Las palabras que confiamos al viento" e incluso se va a llevar a la gran pantalla por parte de la productora Cattleya.

La prosa de Laura Imai Messina es muy delicada, a la altura de la historia que narra en "Las palabras que confiamos al viento". Su lectura es muy reflexiva y amena, de esas que se disfrutan leyendo despacio, relajada y paladeando cada palabra. Los capítulos son cortos y ágiles.

La historia de "Las palabras que confiamos al viento" me ha fascinado, todo un digno homenaje a las víctimas de tsunami del 11 de marzo de 2011. A la vez, esconde un mensaje precioso para hacer pensar al lector sobre la vida y la importancia de aprovecharla.

No conocía la existencia de Bell Gardia y me ha parecido fabulosa su idea, y realmente muy necesaria. Debería de existir un teléfono del viento en todas partes.

Seguramente el que más, el que menos, en alguna que otra situación de su día a día, tenga charlas consigo mismo. Sea por un motivo o por otro, necesitamos exteriorizar pensamientos o sentimientos, sobre todo si están relacionados por el duelo de haber perdido a alguien.

Es lo que le ocurre a nuestros protagonistas, Yui y Takeshi. Yui perdió a su madre y a su hija en el tsunami, Takeshi perdió a su mujer víctima de una enfermedad.

Ambos acuden a Bell Gardia cuando conocen su existencia, para buscar ese remanso de paz, de hablar con la otra persona como si aún nos pudiera contestar aunque, como descubriremos con Yui, esa paz no se encuentra solo en el teléfono.

En teléfono de "Las palabras que confiamos al viento" no solo sirve para hablar con las personas queridas que ya no están con nosotros. Por allí pasan personas de todo tipo y con necesidades diferentes, como el lector irá descubriendo a lo largo de la lectura con cada nuevo personaje. Bell Gardia sirve también para hablar con los vivos, para decirles esas cosas que no nos atrevemos y que necesitamos, ya que de esa manera se puede reunir el valor de hacerlo en un momento dado, pero también puede sentar bien exteriorizarlo. También con esas personas que tenemos al lado pero lejos a la vez, por diferentes motivos.

Hablar, simplemente el hecho de hablar sin necesidad de esperar una respuesta a cambio, permite que la mente avance, que se pueda sobrellevar ese duelo de una manera diferente y acaba siendo sanadora, permitiendo que nuevas oportunidades aparezcan en la vida y que de una manera u otra, en ocasiones se dejan pasar.

Todo ello y mucho más son las reflexiones que Laura Imai Messina invita a realizar al lector, permitiendo que las palabras vayan más allá del papel. La autora ha sabido expresar muy bien los sentimientos de cada personaje para hacer frente a la situación por la que están pasando.

"Las palabras que confiamos al viento" alterna capítulos narrativos con otros más cortos en los que la autora facilita detalles concretos e íntimos de los personajes. Esos capítulos permiten que el lector se pueda sentir más cerca de los personajes y permite que la historia pueda ser más real. Una canción favorita, el pasaje de un libro, la ropa que llevaban la madre e hija de Yui el día de tsunami o el dibujo que hizo Hana en su primer día de colegio, son algunos de los ejemplos que la autora incluye para dar realismo a "Las palabras que confiamos al viento". Ficción y no ficción se unen en esta historia dejando solamente una línea muy fina entre ambos, de tal manera que, en mi caso, tenía serias dudas en ocasiones de en qué lado de la balanza se sitúa la novela.

En resumen, "Las palabras que confiamos al viento" es una historia conmovedora que demuestra la importancia de las palabras, de los pequeños gestos, para marcar un antes y un después en la vida de una persona.

 

Vane Gómez

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar