Anika entre libros

La parte blanda de la montaña

Ficha realizada por: Darío Luque
La parte blanda de la montaña

Título: La parte blanda de la montaña
Título Original: (La parte blanda de la montaña, 2022)
Autor: Álex Prada
Editorial: Seix Barral
Colección: Biblioteca Breve


Copyright:

© 2022, Álex Prada
© 2022, Editorial Planeta, S.A.

Edición: 1ª Edición: Octubre 2022
ISBN: 9788432240997
Tapa: Blanda
Etiquetas: aventuras medioambiente Rusia supervivencia narrativa literatura española novela prehistoria reflexiones Siberia viajes mamuts explotación Mongolia recursos naturales caza furtiva novela literaria
Nº de páginas: 349

Argumento:

Álex Prada propone en "La parte blanda de la montaña" dos relatos paralelos, ambos situados en la península de Yamal, pero separados en el tiempo por ocho milenios de historia. Dira, una mujer cazadora en torno al año 6000 a.C., traspasa los confines de su poblado en busca de un animal formidable que las leyendas describen como una montaña en movimiento. Khünbish, en la Mongolia contemporánea, emprende un viaje hacia el este de Rusia tras una última oportunidad para cambiar su suerte: el negocio de los buscadores furtivos de marfil en el permafrost ruso. Los dos personajes emprenden, pues, un movimiento sin retorno que pondrá a prueba sus capacidades de supervivencia ante las implacables fuerzas de la naturaleza.

Tras el éxito que cosechó con su novela neorrural "Comida y basura", el escritor y reumatólogo Álex Prada nos invita a reflexionar ahora sobre la explotación de los recursos naturales, la supervivencia de las especies y nuestra forma de relacionarnos con el medioambiente.

 

Opinión:

 

En el noroeste de Siberia, en torno a la desembocadura del río Yuribéi, existe un paisaje que podría describirse como la auténtica y más genuina cápsula del tiempo. Se trata de la península de Yamal, que se interna silenciosamente en el océano Ártico con cientos de kilómetros ajenos a los cambios que la historia suele ejercer sobre los paisajes. En el permafrost siberiano se han descubierto con frecuencia restos muy bien conservados de animales prehistóricos y, en especial, de los tan codiciados mamuts. Tomando este dato como pretexto, Álex Prada ha orquestado una magnífica novela que trasciende las fronteras del tiempo mediante dos historias que convergen, precisamente, en la búsqueda de este animal que a menudo, bien por sus dimensiones o bien por la suma de tantos relatos, adquiere el cariz de un ente mitológico.

En torno al año 6000 a.C., Dira se siente turbada por las leyendas que circulan sobre unas inmensas montañas que se mueven. Tanto su amigo Lud como ella han escuchado atónitos los cuentos de Brah, un sugerente ermitaño que no sólo los ha hecho partícipes del relato sobre estas moles con patas, sino también de su imagen en las pinturas de una cueva, prueba irrefutable de su carácter verídico. Convencida de que podrá ver una de esas bestias antes de su extinción, Dira se arma de valor y emprende una aventura en busca de los confines del mundo, esas remotas tierras en las que aún habitan los mamuts. Por el camino se verá obligada a enfrentarse a los más terribles peligros que acechan en la naturaleza: animales salvajes, fenómenos atmosféricos e incluso tribus con costumbres y culturas difíciles de comprender para la joven cazadora.

Ocho milenios después, en el año 2002, Khünbish decide abandonar el calor del hogar que ha construido junto a su esposa Enkhtuya. Se siente víctima del destino y sabe, con razón, que sus opciones para sobrevivir son limitadas: tras haber pasado por la cárcel y por un infierno familiar, el único reducto de la supervivencia pasa por moverse de espaldas a la ley. Cuando Khünbish descubre las fortunas que mueve el negocio de los buscadores furtivos de marfil en el permafrost ruso, no duda en emprender una larga aventura hacia los límites de un mundo casi desconocido, en busca de una joya milenaria que le devuelva la vida. Su aventura, igual que la de Dina, no será fácil: ambos personajes deberán enfrentarse con numerosas vicisitudes, al mismo tiempo que se cruzan en sus caminos otros sujetos, cada uno con su historia, que constituyen en última instancia el coro de voces sobre el que se sustenta la novela.

Con "La parte blanda de la montaña" parece que han quedado definidas finalmente algunas de las tendencias estilísticas que Álex Prada ya había ensayado en su novela anterior: capítulos breves, fragmentariedad, ruptura de la linealidad, un tono cercano a la prosa poética y, por encima de todo, una conciencia -quizá generacional- comprometida con el espacio que habitamos. Con estas dos historias separadas por milenios, Prada nos alienta a reflexionar sobre la historia sedimentada en el paisaje, sobre las leyes de la supervivencia y sobre la explotación de los recursos naturales.

 

Darío Luque

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar