Anika entre libros

Tu rostro mañana

Ficha realizada por: Manuel Márquez
Tu rostro mañana

Título: Tu rostro mañana
Título Original: (Tu rostro mañana, 2009)
Autor: Javier Marías
Editorial: Alfaguara
Colección: Biblioteca Javier Marías


Copyright:

© Javier Marías, 2002-2007

© Santillana Ediciones Generales, SL, 2009

(Datos actualizados a edición 2009)

(Acceso a ISBN trilogía completa en tapa dura)

Edición: 1ª Edición, 2009
ISBN: 9788420405018
Tapa: Dura
Etiquetas: novela literatura española trilogías
Nº de páginas: 1336

Argumento:

Jacobo (Jaime, Jacques, Santiago, Yago) Deza, tiempo ha profesor de español en la universidad de Oxford, retorna a Inglaterra, huyendo de una separación matrimonial más desconcertante que dolorosa, para trabajar en la embajada española en Londres. A través de los buenos oficios de su amigo sir Peter Wheeler, profesor jubilado que está convencido de que sus capacidades de análisis y observación de la naturaleza humana -el "don"- le hacen especialmente apto para desempeñar ciertas tareas muy "especiales", entrará en contacto con un enigmático personaje, el señor Tupra, que lo incorpora a su equipo de observadores, integrados en una sección de los servicios secretos británicos, donde comienza a prestar sus servicios...

 

Opinión:

 

De la querencia por el juego de un hombre que se autoproclama como soberano de la isla de Redonda (con su corte incluida) deben quedar, a estas alturas, bastantes pocas dudas. El más reciente experimento lúdico de ese magnífico escritor que es Javier Marías, consiste en lanzar su última obra de ficción en tres entregas -siguiendo la mejor tradición de los novelistas decimonónicos-, de las cuales constituye su primer hito ésta de la que se ocupan las presentes líneas.

El juego no es nada banal, y Marías se lo toma muy, pero que muy en serio: tanto como para no tener el menor sonrojo en dejar a su estupefacto lector en auténticas ascuas cuando pasa la última página de esta Fiebre y lanza, que cierra en la más profunda de las incertidumbres no sólo sobre cuáles serán los futuros avatares de la trama, vista desde una perspectiva global, sino incluso sobre qué pasará en el muy específico y puntual episodio con que se cierra esa última página. Eso se llama respeto a la tradición, y demostración de que la voluntad de "partir" la novela en tres volúmenes separados no es un mero mecanismo formal o comercial, sino que obedece a una auténtica estrategia del creador.

Y habrá que esperar, qué remedio cabe... Javier Marías se limita, a lo largo de las casi quinientas páginas que ocupan este primer volumen, a esbozar, a dar ligeros apuntes, a introducirnos, y poco más, en lo que ha de constituir la trama íntegra de la historia, a base de ese tan peculiar estilo narrativo -que le confiere una voz propia y personalísima en el panorama de la narrativa actual en castellano-, y que tiene su elemento más identificativo en situar la disgresión como eje central de lo que cuenta, hasta el punto de darle un mayor peso explícito que a la historia alrededor de la cual gira.

No es un elemento novedoso, insisto: es el mismo estilo que ya ha ido plasmando y desarrollando a lo largo de sus anteriores novelas, pero que en ésta alcanza un nivel de depuración e intensidad supremos.

Marías plantea un motivo argumental ciertamente interesante, y con una capacidad de subyugación fuera de toda duda: la intriga está garantizada cuando se entrecruzan materiales temáticos como la Guerra Civil española, la Segunda Guerra Mundial y servicios de espionaje altamente sofisticados, junto a una memoria del desamor como reverso casi ineludible del más súblime y estragante de los sentimientos-; lo trufa de infinidad de referentes personales, tanto biográficos como ideológicos, hasta el punto de convertir a su protagonista, eje central de la historia, en más que un trasunto, un auténtico alter ego de su propia persona (son demasiado reconocibles esos referentes como para pensar en la mera casualidad, o en un filtrado involuntario, fruto de una decantación inconsciente); y lo rodea y envuelve con sus mil y una reflexiones, esencialmente centradas en esos procesos mentales que, de forma casi imperceptible, suelen rodear todo lo que hacemos de manera cotidiana y que, por tal motivo, llegamos a asumir sin hacer ese énfasis que él sí hace, plasmándolas de una manera que, divina paradoja, no por su profusión -a veces, se extienden por páginas y páginas, hasta casi hacernos perder el hilo de la narración, en un encadenamiento de sustantivos, adjetivos, verbos (en auténtica e interminable cascada) impresionante-, pierde claridad expositiva.

Ésa es la marca de la casa, Marías se atiene a ella escrupulosamente, y, sin despegarse lo más mínimo de sus propias reglas (las que el mismo ha impuesto y marcado como delimitadoras de su territorio creativo), teje con las mismas una magnífica urdimbre: la que ha de constituir (y he de hablar en futurible, porque estamos -no lo olvidemos- ante el inicio, por más deslumbrante que resulte, de una obra que aún se ha de completar), muy probablemente, la cumbre de su carrera literaria, el hito que marque un antes y un después en su devenir como escritor.

Quedamos, pues, a la expectativa...

Manuel Márquez

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar