Anika entre libros

cinder. crónicas lunares 1

Ficha realizada por: Patricia Rubiera
cinder. crónicas lunares 1

Título: cinder. crónicas lunares 1
Título Original: cinder. crónicas lunares 1
Autor: Marissa Meyer
Editorial: Montena


Copyright: © Marissa Meyer, 2012
© Montena, 2012
Traducción de Laura Martín de Dios
1ª Edición, Marzo 2012 ISBN: 9788484418696
Etiquetas: ciclo ciencia ficción distopía novela princesas príncipes sagas sci fi scifi sci-fi series trilogías

Argumento:

Año indefinido del futuro, Nueva Pekín, al igual que el resto del planeta Tierra, se ve asolado por una enfermedad que diezma a la población mundial y para la que no existe cura.

En este mundo vive Cinder, una ciborg que es la mejor mecánica de la ciudad pero que es despreciada por su condición biónica, en especial por su madrastra Adri y su hermanastra Pearl. Sus únicos amigos son Peony, su hermanastra pequeña, e Iko, un androide que la acompaña a todos los lados. Cinder se resigna a vivir en esa prisión en la que se convierte su ciudad hasta el día en el que el Príncipe Kai le pide que repare a su niñera androide, en ese momento el destino de la chica cambiará para siempre y puede que el de toda la humanidad.

Opinión:


Erase una vez… así empiezan todos los cuentos que nos contaban en nuestra infancia. A partir de ahí se sucedían toda clase de desgracias para la protagonista, humillada, ultrajada y despreciada por todos hasta que el príncipe azul venía a rescatarla, y fueron felices y comieron perdices. Pero ¿y si el cuento que nos contaron no es así? ¿Existe manera de cambiar la suerte de los príncipes y princesas renovando el cuento clásico sin que por ello pierda su identidad? Marissa Meyer ha demostrado que se puede con esta primera entrega de las Crónicas Lunares.

Cinder” es una vuelta de tuerca al famoso cuento de “La Cenicienta” con tintes futuristas, en un escenario distópico y alejado totalmente del machismo que todas esas historias rezumaban. Nuestra protagonista no es una sufrida criada que se deja manejar al antojo de otros mientras llora sobre las cenizas de la chimenea, sí, sufre, pero tiene una personalidad fuerte y decidida. Así pues no nos extraña que esta Cenicienta del futuro se sepa sacar las castañas del fuego, haga lo que considera correcto para su bien, y le plante cara a la madrastra siempre que tenga ocasión; por ese mismo motivo no nos vemos envueltos en una historia de amor romanticona y fácil, sino en una relación que posee ciertos tintes de tragedia como consecuencia de dos personas que vienen de dos estratos sociales tan diferentes, por lo que veremos a los personajes luchar contra la adversidad en más de una ocasión anteponiendo el deber al placer la mayoría de las veces. Sus comportamientos son fruto de una sociedad post-apocalíptica mermada por cuatro guerras mundiales, en la que las alianzas para lograr la paz interplanetaria están por encima de los intereses individuales y el pragmatismo se impone en todos los ámbitos de la vida.

Si bien el escenario futurista está muy bien planteado, el riesgo consiste en saber mezclarlo con los elementos clásicos del cuento tradicional, en este sentido la autora sale airosa al saber unir unos con otros sin que parezcan notas discordantes en momento alguno, quedando muy natural que el príncipe invite al baile a una chica que se rige por las tres leyes de la robótica creadas por Isaac Asimov. Lo que más llama la atención de la relación entre humanos, seres biónicos, y robóticos es la falta de humanidad, de compasión, de los primeros en comparación con los segundos, siendo ellos los responsables de los momentos más emotivos de la historia. Mientras los perfectos humanos se mueven principalmente en un mundo egoísta y ambicioso, los imperfectos ciborgs tienen los sentimientos a flor de piel y consiguen llegar al lector en todo momento sin convertirlo todo en un drama pues tienen una considerable carga irónica que da un punto de cinismo a esa sociedad futura que puede nos toque vivir.

Como todo cuento de hadas que se precie tenemos también una peculiar hada madrina, en este caso un científico bonachón, y los malvados de turno, en esta ocasión son unos muy buenos villanos, odiosos, mezquinos, retorcidos y poderosos que provocan nuestro odio en todas sus apariciones. En su contra hay que decir que el efecto sorpresa se intuye muy pronto y con demasiada facilidad, a las pocas páginas sabemos el destino que le espera a la protagonista y quién es ella en realidad, esta predictibilidad le resta intriga al relato, aunque se sobrepone gracias a la forma de actuar de Cinder cuando descubre su condición; lejos de lamentar su suerte coge las riendas de su vida y se implica sobrepasando tanto su parte humana como robótica.

Está claro que las chicas son guerreras, el fueron felices y comieron perdices está tan anticuado como la visión rosa de la princesita Disney, ahora las féminas tienen la sartén por el mango y el cuento clásico ha encontrado en “Cinder” la horma de su zapato.

Patricia Rubiera

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar